Susana y Fabio son una de esas parejas cargadas de amor e ilusión por cada cosa que llevan a cabo, juntos han creado un blog  dónde la gastronomía es el plato fuerte, y nunca mejor dicho. Su boda no podía ser menos, y estos foodies empedernidos hicieron de la Rectoral un sitio único para su gran día.

Ambos se enamoraron de la Rectoral desde el primer momento y no dudaron en crear una boda diferente y cargada de detalles, el sol los acompañó a principios de Septiembre y hoy lo recuerdan así:

“El pasado 2 de Septiembre mi chico y yo nos casamos en La Rectoral y solo puedo describir nuestra boda como un sueño: salimos todos felices, muchos diciendo que era la boda más bonita a la que habían ido en sus vidas. La Rectoral no solo es un lugar mágico, con sus preciosas vistas al mar y su natural aire coqueto y elegante, pero vacío de pretenciosidad: además cuenta con un equipazo de profesionales sobresaliente, empezando por Marta (que me ayudó a hacer realidad la puesta en escena un poco particular que tenía en mente y que nos cuidó durante todo el evento: gracias por tu cariño y tu infinito amor por el detalle); siguiendo por la chef Nuria Cervera y su equipo (las expectativas en cuanto a la comida estaban muy altas -trabajamos en el sector gastronómico- y se superaron con creces, el servicio también fue encantador y super eficaz) y terminando por todos los proveedores que nos recomendaron (las flores, el dj, etc.).

Otro super acierto de nuestra boda que tenemos que agradecer a La Rectoral (y a Marta, que fue la que nos animó más a hacerla así) fue elegir el formato cóctel para el banquete. Al principio teníamos miedo de que la gente estuviera demasiado tiempo de pie o de que no hubiera suficiente comida, pero nada más lejos de la realidad.


Hubo muchísima comida (toda deliciosa) y la flexibilidad del formato nos dio a todos muchísima libertad para pasear de un lado a otro (nos montaron unos rincones ideales y todo el mundo pudo sentarse cuando quiso hacerlo); los invitados conectaron entre sí mucho más rápido; los novios pudimos repartir mucho mejor nuestro tiempo entre todos y la boda fluyó fenomenal (fueron 10 horas de boda y a todos se nos hicieron cortas). En definitiva, una boda memorable: nos casaríamos allí todos los años. No lo dudéis ni un segundo.”

¡Muchas gracias por habernos escogidos, todo un placer!

Fotografía: Días de vino y rosas
Flores: Galo Floristas
Música: R música DJS

Deja un comentario

  • (no será publicado)