Ella es gallega y  el del otro lado del charco: Nueva Zelanda, la boda prometía sin lugar a duda…Y así fue, María y Andrew hicieron del 11 de Junio su gran día, una pareja que desprendía amor por los cuatro costados! El sol los acompañó en su gran día y meses después nos han hecho llegar estas palabras de agradecimiento:

“Nos casamos el 11 de junio en la Rectoral de Cobres. La rectoral de Cobres fue el segundo sitio que visitamos y desde el primer momento en que Bea nos recibió supimos inmediatamente que estábamos en donde teníamos que estar. El personal , con Bea a la cabeza, demostraron una profesionalidad y una calidez inmejorables , siendo flexibles a nuestras solicitudes y comprendiendo que aquella boda tenía que ofrecer lo mejor de Galicia a nuestros invitados especialmente a los venidos de Nueva Zelanda ,del otro lado del mundo y al mismo tiempo dejar hueco para que la cultura Kiwi tuviera su espacio en la celebración logrando en un entorno de ensueño ,con la ría como fondo y la historia de la Rectoral adornando el evento , una mezcla perfecta de ambas culturas .

Tenemos que destacar especialmente la calidad de la comida, con los aperitivos como punto destacado, que en la Rectoral reservaron para los novios mientras nos hacíamos las fotos, y donde la pulpeira gallega y el cortador de jamón ibérico pusieron el toque nacional junto con las vierias al estilo gallego.

También tenemos que agradecer a la Rectoral el permiso que nos dieron para grabar el programa de TV que permitiría a la familia Neozelandesa, no presente ese día, poder participar de la celebración del evento y su capacidad de adaptación a la improvisación de los speeches y de la interpretación de las canciones maoris, ajustando los tiempos perfectamente a los tiempos de la celebración.
La rectoral con su majestuoso hórreo, telón de fondo de la ceremonia y de nuestro compromiso, lució sus mejores galas ese día con una decoración elegante y colorida gracias a las bellas flores suministradas por la Floristeria de Vilaboa . Las habitaciones, elegantes y amplias, fueron el mejor preámbulo de la ceremonia donde la novia y la madrina pudieron prepararse para el evento .El hecho de poder descansar en la misma rectoral la noche de bodas hace que sea fácil la organización de una boda en la rectoral .La rectoral y Bea especialmente han sabido crear el mejor ambiente para que la boda fuera perfecta . Bea te ayuda y te orienta en todo lo que implica la celebración de la boda , alcalde , flores, música, incluida pista de baile donde poder bailar el tango que bailamos y que requería un especial suelo, menú, tarta nupcial, decoración , distribución de mesas etc….

Gracias a la Rectoral por contribuir a hacer de nuestra boda un día inmejorable.”

 

Gracias chicos por habernos escogido, ha sido un placer.

Los comentarios están cerrados.