Hay parejas que en cuánto cruzan la puerta de la Rectoral ya sabes que han llegado para quedarse, y que este es su sitio sin lugar a duda.

Esto sucedió con Tania y Fran, dos chicos de lo más riquiños que desbordaban amor y dulzura. En su boda no faltó ni un sólo detalle, y ni siquiera la predicción de lluvia para aquel 2 de Junio puedo estropear su boda soñada.

Casi dos meses después lo recuerdan así:

“Escoger la Rectoral de Cobres como el lugar en el que queríamos celebrar nuestra boda fue una de las decisiones más fáciles que hemos tomado. Nunca podremos olvidar la sensación que sentimos la primera vez que la visitamos, y que nos hizo tener claro que no era necesario buscar más, habíamos encontrado el lugar mágico y lleno de encanto que nos brindaba todo lo necesario para celebrar la fiesta que siempre habíamos imaginado. La Rectoral nos brindaba el mejor escenario para la ceremonia civil y aperitivos, con el mar y la Isla de San Simón de fondo; el salón, mezcla perfecta de piedra y verde -como Galicia- era el telón de fondo para la cena que imaginábamos, entre luces tenues y velas; y la paneira y el patio, el lugar para dar rienda suelta a la fiesta.

 

Fueron muchos meses de preparativos en los que Bea estuvo siempre pendiente y al pie del cañón, solucionando todas nuestras dudas, y adaptándose a nuestras peticiones y al estilo de celebración que buscábamos. Supo captar todos esos detalles, y creó el mejor guión en el que basar nuestro día.

 

Casi sin darnos cuenta llegó el 2 de junio. Los días previos a la boda llovía a mares, por lo que ante las previsiones de lluvia había que buscar un plan b. Bea se encargó de todo, súper pendiente de que estuviésemos tranquilos; nunca olvidaré las palabras que nos dijo unos días antes de la boda: pasase lo que pasase ella trabajaría para que fuese el mejor día de nuestra vida… Y así fue.

 

El día de la boda decidimos realizar todos los preparativos en la Rectoral. Mientras nos peinábamos, maquillábamos y vestíamos, todo el equipo estuvo muy pendiente de nosotros y de solucionar todos los contratiempos que fueron surgiendo, que gracias a su tranquilidad y buen hacer, serán anécdotas que seguiremos contando durante muchos años.

 

Finalmente y a pesar de que el día estaba nublado, pudimos celebrar la ceremonia en el jardín, bajo la carpa. Después los aperitivos, en un escenario preparado teniendo en cuenta todos los detalles que deseábamos: se encargaron de organizar una decoración preciosa, que incluía muchos detalles. El filloeiro, el puesto de pulpo, la estación de navajas y zamburiñas y, sobre todo -ya que nos hacía especial ilusión- un rincón con cervezas que fue todo un éxito.

Después llegó la cena, que transcurrió tal cual estaba previsto. Estuvieron muy pendientes de nosotros, y Bea se encargó de ir dándonos las pautas para los momentos que habíamos escogido para las entregas y corte de tarta.

Con muchas ganas de fiesta, llegó el momento de la barra libre. El patio y la zona de las mesas de piedra se había convertido en un rincón chill-out lleno de luces y velas. Además, se encargaron de poner un cigar-bar, el rincón con los detalles para nuestros invitados y una zona de firmas, que fueron todo un éxito.

 

En cuanto a la comida, no podemos más que decir que fue espectacular, y que han sido muchas las palabras de halago que hemos recibido por ella. Uno de los motivos que nos hizo pensar en Rectoral era precisamente la comida, ya que buscábamos un equilibrio entre calidad y una elaboración innovadora y moderna que sabíamos nos podía brindar Nuria Cervera Chefs. En cuanto al día de la boda, desde el primero de los aperitivos, hasta el postre, todo estaba exquisito, resultando muy difícil decantarse por un único plato.

 

Para nosotros, fue un día perfecto que no podríamos imaginar en otro lugar que no fuese la Rectoral. Gracias, porque desde el 2 de junio os reservamos un lugar muy especial en nuestros recuerdos.”

 

¡Sólo podemos desearos lo mejor en esta nueva etapa, y nuevamente daros las gracias por escogernos!

Fotografía: Msanz Photographer

Flores: Galo Floristas

Los comentarios están cerrados.