“En Abril aguas mil”, así dice uno de los refranes populares más conocidos y que más miedo dan a los futuros novios de cara al día B.

Pero Iria y Juan arriesgaron y ganaron, y su boda el 7 de Abril parecía pleno verano. Meses después comparten con nosotros su experiencia:

“Nos casamos el 7 de Abril de 2017 en la Rectoral de Cobres, un lugar cargado de significado y recuerdos para muchos de nuestros invitados puesto que la gran mayoría son del pueblo y la conocían cuando antiguamente era la casa del cura, y se realizaban actividades para todos los vecinos.  Cuando concertamos la cita para ir a verla tardamos solo dos segundos en saber que nuestra boda no podía ser en otro sitio, es un lugar mágico. Además nos atendió Beatriz, encargada de nuestra boda, que nos inspiró muchísima confianza y seguridad. Cualquier mínima duda o preocupación te lo resolvía en un abrir y cerrar de ojos, demostrando una gran profesionalidad y experiencia. Captando desde el principio el tipo de boda que queríamos.

 

Y llegó el gran día, con un sol de agosto en abril, en el que todo fue perfecto. Nosotros diríamos que nuestra boda fue de 10 gracias al gran equipo de profesionales que estaban pendientes de hasta el mas mínimo detalle. La decoración, la comida, la atención, la música….. increíble. Fueron muchos los invitados que nos vinieron alabando el servicio y la gran calidad de la comida.

Para nosotros fue un autentico lujo poder contar con este gran equipo y especialmente con Beatriz, ya que solo nos tuvimos que preocupar de disfrutar con nuestros invitados, ella estaba pendiente del resto, lo que le agrademos muchísimo pues el día pasa volando.

En definitiva mil gracias a la Rectoral por hacer que este día saliese perfecto. Volveríamos a repetir con los ojos cerrados.”

Fotografía: Parnaso Fotografía

Flores: Galo Floristas

Gracias Iria y Juan, y mucha suerte en vuestra nueva etapa! Un placer para nosotros haber aportado nuestro granito de arena en un día tan especial.

Deja un comentario

  • (no será publicado)