Susana y Óscar escogieron para su gran día la Rectoral de Cobres, un día de Septiembre con el cielo casi despejado. Meses después recuerdan con mucho cariño su boda, y nos dedican estas palabras:

“Nos casamos el 17 de septiembre en la rectoral de cobres y aunque suene a topicazo fue tal y como lo habíamos imaginado. No conociamos la rectoral y tampoco recordamos como fuimos a para allí, pero después de la primera visita ya no había vuelta atrás, nuestra boda sería allí.


Un lugar precioso en un lugar increíble. Tenemos que reconocer que no todo fue maravilloso, ya que la desaparición del anterior cura y la negativa del nuevo a celebrar una boda religiosa en la pequeña capilla hizo que nos planes se tambaleasen en varias ocasiones hasta el mismo día de la boda cuando el cura se retrasó. Pero debemos de agradecer a Marta todas las gestiones para hacer que ese momento se produjera y quedase todo en una simple y recordada anécdota.

La comida como ya habíamos supuesto, tras la prueba de menú, no decepcionó ni a nosotros, ni a ninguno de nuestros comensales. La hora de la fiesta no defraudó y gracias a Roberto No quedo persona sentada en la pista, su profesionalidad antes y durante el evento fue un 10 y Todo fue un éxito!

Realmente la rectoral tiene un gran equipo los cuales hicieron de cada momento de toda la organización y de la boda único y especial, desde la primera toma de contacto hasta el último detalle que nos permitieron personalizar y nosotros se lo agradeceremos toda la vida”

Deja un comentario

  • (no será publicado)