Hoy recordamos una boda de Invierno llena de detalles,  compartimos con vosotros su opinión meses después:

“Cuando empezamos a pensar en el lugar del banquete de nuestra boda, uno de los primeros sitios que se nos vino a la cabeza fue, La Rectoral. El único lugar de los que visitamos desde el cual se podía ver el paisaje más bonito de nuestra ría de Vigo.

Como Vigueses afincados en A Coruña queríamos compartir ese día con la cuidad que nos ha visto nacer y crecer.
Pero, la Rectoral llego a convertirse en mucho más que una ubicación bonita, y no podíamos imaginar, siendo yo (la novia) una persona muy exigente, pusiese ser todo tan perfecto. Nuestra celebración se hizo en la iglesia San Francisco Javier de Vigo y después trasladamos a todos nuestros invitados a La rectoral para qué, se les recibiese, con un espectacular aperitivo. Todos los invitados alabaron los bien presentado, organizado y delicioso que estaba todo.

Además, tuvimos la suerte que, siendo el último fin de semana de invierno, tuviésemos un tiempo que muchas bodas de verano y primavera les gustaría tener, no solo que no lloviese sino que hacía calor (casi sofocante) y pudimos disfrutar del aperitivo con las mejores vista que existe en la provincia de Pontevedra.
Luego pasamos a la cena, en el precioso porche elegantemente decorado para la ocasión, todo dirigido y coordinado de tal manera que todos nuestros invitados pudiesen disfrutar.


La coordinación que hizo Beatriz de la boda fue maravillosa, los tiempos marcados se respetaron a la perfección, estaba todo el rato pendiente de que se hiciesen las cosas como nosotros habíamos planeado”

 

 

 

¡Nos ha encantado poder haber participado en vuestro día!

Deja un comentario

  • (no será publicado)